La necesidad de un buen drenaje urbano y sus materiales

Los buenos materialesw para el drenaje urbanoUn drenaje eficiente en zonas urbanas es necesario para reducir problemas de circulación, riesgos de accidente o complicaciones asociadas con las lluvias y la acumulación de aguas. Contar con un sistema de alta permeabilidad es una ventaja en la gestión de las aguas pluviales.

Por qué es necesario un buen drenaje urbano

Un buen drenaje urbano garantiza una mejor gestión de las aguas pluviales permitiendo no solo que se filtren con mayor rapidez sino el poder recuperarlas en espacios dedicados a tal tarea y reutilizarlas posteriormente. Esto supone una reducción importante del presupuesto que se dedica al uso de agua de riego para, por ejemplo, mantener las zonas verdes urbanasFiltrar con más facilidad y eficacia el agua de lluvia supone contar con pavimentos secos, más seguros para la circulación de vehículos y para el paso de peatones. Las técnicas de drenaje utilizadas actualmente permiten dar al suelo una cualidad antideslizante, lo que facilita que puedan usarse también en zonas para la práctica deportiva, en paseos o caminos peatonales o incluso en los bordes de las piscinas o en los espacios que rodean parques y jardines.

Materiales necesarios para contar con un buen drenaje urbano

Contar con un pavimento antideslizante en las zonas urbanas es una vía eficiente para apostar por el crecimiento sostenible, preservar las zonas verdes, trabajar por su aumento o colaborar en la resolución de problemas medioambientales. Una de las técnicas desarrolladas en este ámbito está siendo considerada una solución vanguardista para el hormigón drenante. Un material elaborado con gran porosidad o bajo contenido en finos, que adquiere cualidades antideslizantes y un alto nivel de permeabilidad. Esta técnica es parte de los SUD’s (por sus siglas, Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible). Su puesta en obra es muy fácil y cuenta con una variada gama de acabados estéticos. Con su aplicación se logran pavimentos más seguros y permeables, evitando la formación de charcos o estancamientos de agua. Además, es de baja compactabilidad y tiene un acabado sólido. Prueba de esa solidez es que no se produce el fenómeno “raveling” o pérdida en la superficie de árido.

Imagen de shortest day – Fotolia

Similar Posts: